Volver a jugar fuera de casa, ¡como los viejos tiempos!

niños jugando en el campoLas tecnologías nos ayudan en muchas cosas, pero también hacen que nuestros hijos se vuelvan más sedentarios. Estar mucho tiempo frente a la pantalla jugando a los videojuegos no es bueno para los niños. Ni tampoco para los más mayores. Se van creando hábitos que luego traen problemas; sobrepeso, estrés, menos tiempo para estudiar, malas notas en gimnasia…

¿Qué hay de aquellos niños que salían al campo a jugar a los indios con su arco, o construían su casa en el árbol con madera y cuerdas? Si quieres que tus hijos crezcan sanos y fuertes, tienes que conseguir que se acostumbren a la naturaleza y hacer actividades en el exterior.

¿Es una tarea imposible? ¡Everything is possible! Empieza por las pequeñas cosas.

Cómo hacer que tus hijos dejen el sedentarismo

El sedentarismo llega sin que nos demos cuenta. Muchas veces, los hijos pequeños son sedentarios porque los padres también lo son. Sin embargo, vamos a darte algunas ideas para que tu hijo se anime a jugar fuera de casa, correr, caminar, disfrutar del sol y del aire.

Ser, en definitiva, un niño :)

Para empezar, un consejo sabio:

«No obligues a tu hijo a hacer nada que no hayas hecho tú primero»

¿Qué queremos decir con esto? Que lo primero que hay que cambiar es la actitud. No sirve de nada que le digas «deja la videoconsola y sal a la calle», si resulta que nunca hacéis actividades juntos, excursiones, juegos exteriores, etc. Algunos me dirán:

«Pero es que mi hijo sólo quiere jugar con sus amigos a los videojuegos. No le gusta otra cosa.»

Y es lógico, porque los niños, cuando ya van creciendo, aprenden lo que ven todos los días entre sus amigos del colegio.  ¿Qué se puede hacer para cambiar esta tendencia? Ante todo, observar, ser muy sutiles, dar a entender que es importante que salgan… pero practicándolo tú también.

Por ejemplo, empieza tú mismo por cuidar el sedentarismo y ser un padre o un madre deportivos (si puedes, claro). Algo tan sencillo como que tu hijo te vea cada fin de semana que sales a correr en pantalones cortos, o que te has ido a jugar al baloncesto con amigos, es suficiente para que a algunos les pique la curiosidad.

Más cosas. Cuando llegue el momento:

1. Mira qué deportes le gustan y apúntalo a unas clases. Esgrima, kárate, baloncesto… Todos los niños deben realizar actividades extraescolares. Y no sólo para hacer ejercicio y abandonar el sedentarismo. ¡También para hacer amigos deportistas! Porque lo que tienes que saber es que, aunque le venga bien verte a ti hacer deporte, él querrá jugar con sus amigos y ser como ellos, no siempre con papá.

2. Cómprale regalos para juegos exteriores. Una pelota de basket grande (imposible jugar dentro de casa), o unas raquetas de bádminton, o una pelota de fútbol, o cosas que para aprovecharlas tenga que ir al parque a jugar. Ten en cuenta que jugar solo no es divertido, así que si no has seguido el primer consejo, quizás no lo vaya a usar mucho.

3. Haz excursiones al campo o la montaña. No dejes que se pase el domingo pegado a la tele, o jugando a los videojuegos. ¡Toda la familia a la montaña! ¡O al campo! Hay sitios a los que hay que ir en coche y es necesario que tomes tú la iniciativa. Los campamentos infantiles también son una opción muy buena para ayudarle a relacionarse y perder la timidez.

¿Qué otras tácticas sugieres para conseguir que los hijos abandonen el sedentarismo y vuelvan a jugar fuera de casa?

2 responses on “Volver a jugar fuera de casa, ¡como los viejos tiempos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>