3 maneras de conseguir que tus hijos hagan los deberes

deberes para casa

Hay mucho debate en torno a los deberes en el cole: ¿ponen los maestros demasiados deberes y les quitan tiempo para jugar a los niños? ¿realmente son útiles para aprender, o se los toman como una obligación de la que no sacan nada?

La realidad es que hay muchas opiniones al respecto, pero lo que está claro es que, independientemente de lo que uno piense, para que los niños puedan sacar buenas notas e ir avanzando curso a curso, por el momento tendrán que hacer los deberes que les ponen para casa. ¿Qué pasa si los niños están aburridos y no quieren hacer los deberes? ¿Qué pueden hacer los papás para animarles a hacerlos?

1. La obligación antes que la devoción

Los padres pueden ayudar a estructurar los horarios de los niños cuando están en casa. En la mente de muchos niños, no existe nada parecido al equilibrio. Si les dejes jugar a la consola sin límites, se pasarán perfectamente ocho horas delante de la pantalla hasta que les entre el sueño. Pero dejarles hacer todo lo que quieran no les va a ayudar a ser responsables y maduros.

Un consejo es que empieces a estructurar el tiempo que estén en casa. De mayores, ellos serán capaces de organizar su propia agenda. Por ejemplo, diles que hagan los deberes de 5 a 7, que te los enseñen cuando hayan terminado y que cuando estén hechos les dejas jugar a la videoconsola.

2. Haz que se diviertan haciéndolos

Si tienes tiempo para jugar con ellos a lo que sea, puedes aprovechar para proponerles juguetes educativos en los que también puedan aprender. Cosas tan sencillas como ir preguntándoles las tablas de multiplicar de camino al cole, a través de una canción, o preguntarles palabras en inglés, les ayudará a “normalizar” lo que están aprendiendo.

A la hora de hacer los deberes, lo verán con otros ojos si tú te implicas un poco más. No lo plantees solamente como una obligación, sino como algo necesario. Enséñales qué es lo que pueden aprender, para qué les va a servir en el futuro. Dialoga con ellos.

3. Ayúdales a que los hagan en común

Si quiere quedar con sus amigos, ¿por qué no dejar que hagan los deberes entre los dos? Es posible que se distraigan más, pero en ocasiones es también muy motivador hacer los deberes con tus amigos en lugar de sentarte solo en una mesa con el flexo encendido.

Se pueden ayudar mutuamente y puede resultarles más sencillo, por ejemplo en cosas que les cuesten mucho, como las matemáticas, donde pueden comparar sus resultados. Dos mentes siempre piensan mejor que una. Además, estarán aprendiendo a trabajar en equipo.

Lo que nunca hay que hacer es “hacerles los deberes”. Evitar que ellos asuman el esfuerzo y la responsabilidad de realizar sus tareas. Les estamos privando de la misión de aprender.¡Y tú no quieres que eso ocurra!

Si se pone muy terco y no los hace, prueba a ayudarle y hacerle preguntas, pero el objetivo es que lo haga él o ella sola. No se los hagas tú, porque si no, no va a aprender nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>