¿Cómo se desarrolla la inteligencia emocional en los niños?

Inteligencia emocional chicosSeguro que has oído hablar de la inteligencia emocional. Si has leído algún libro de Eduardo Punset, verás que es uno de los términos que hoy está de moda. Muchas veces estamos preocupados porque nuestros hijos se conviertan en grandes genios y tener una sociedad de pequeños Einsteins.

Sin embargo, a veces descuidamos algo tan importante como la inteligencia emocional; que sepan manejar y controlar sus emociones, tener una buena autoestima y suficiente capacidad para actuar. Nos olvidamos de que ésta es casi como la gasolina que permitirá que su vida social y sentimental se desarrollen adecuadamente.

¿En qué consiste la inteligencia emocional? ¿Cómo puede desarrollarse la inteligencia emocional en niños y niñas pequeños? ¿Podemos ayudarles a crecer a través del juego?

En qué consiste la inteligencia emocional

Según nos dicen en Psicoasesor:

“La inteligencia emocional es la habilidad que posee toda persona para percibir sentimientos, modificar estados de ánimo o el de los demás”.

Se trata del autocontrol, el conocimiento de nosotros mismos. Lo que el día de mañana nos permitirá conquistar una meta. Tener la motivación suficiente para sobreponerse a las dificultades y seguir luchando. El hecho de sentirse amado, a gusto con la vida y con uno mismo.

Cómo se desarrolla en los niños

La inteligencia emocional empieza a desarrollarse desde diferentes áreas prácticamente desde su primer año de vida. Cuando una madre le da un beso a su hijo y le transmite su cariño, ya está trabajando su autoestima y transmitiéndole seguridad. El niño aprende a percibir los sentimientos y va interiorizando que su vida posee un alto valor.

Poco a poco, a medida que los niños se adaptan a su entorno, se van haciendo independientes y aprendiendo a actuar por sí mismos. Las risas, los gritos, los enfados, los regalos… todo influye en cómo se va desarrollando su inteligencia emocional.

Una mala infancia, donde hay peleas, falta de cariño o un exceso de disciplina y autoritarismo, influye poderosamente sobre su manera de percibir las emociones y adaptarse al entorno. Pero también un espacio en el que no hay límites, nunca se dice que “no” y el niño siempre consigue ablandar a sus padres para conseguir sus objetivos.

¿Cómo influyen los juegos en la inteligencia emocional?

La fase de los juegos, tanto individuales como en grupo, suponen el escenario en el que niño expresará sus emociones e interactuará con los demás. Muchas veces, los problemas de inteligencia emocional vienen originados por hallarse en un entorno donde priman unos valores nocivos para la autoestima. Suele ser en épocas cercanas a la adolescencia cuando se dan los casos de bullying.

Hay muchas cosas que influyen en el desarrollo emocional de los niños según la edad. Es necesario ayudarles en diferentes maneras mediante pequeñas acciones:

  • Darles un premio o un regalo cuando hacen algo bien, como sacar buenas notas. Pueden ser regalos grandes por grandes méritos, como la bicicleta o la videoconsola, pero también regalos pequeñitos
  • Ponerles límites, pero tratándoles siempre con respeto y cariño, sin violencia.
  • Apoyarles emocionalmente cuando están tristes. Observarlos y ayudarlos cuando se encierran en su habitación enfadados por algo. Nunca desentenderse.
  • Sonreírles y reír. Que no estén todo el día oyendo que la vida es un asco. ¡Enséñales a pasárselo bien! Los besos y abrazos son muy importantes.
  • Que juegues de vez en cuando con ellos.  Ya lo comentamos en una ocasión en este blog. Los papás deben ponerse de vez en cuando los pantalones cortos y disfrutar y reír con sus peques.
  • Que tengan un grupo de amigos. Conforme crezcan, su entorno tendrá mucha influencia sobre él. Es bueno ayudarles a socializar desde pequeños apuntándoles a actividades extraescolares al margen del colegio.

Es importante tener en cuenta que, a cada edad, habrá que hacer diferentes acciones para mejorar su autoestima. Lo que valía a los 4 años, no vale a los 12. Debemos adaptarnos para regalarles lo que quieren y darles todo nuestro apoyo. Tampoco vamos a acelerar nada. Es mejor dejar que la naturaleza siga su curso, pero trabajando activamente.

¿Qué otras ideas sugieres para mejorar la inteligencia de nuestros hijos? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>