3 consejos para conseguir que los niños no tengan miedo a la noche

Dormir

Es posible que tus niños tengan miedo a la noche Hay que usar mucho el ingenio para conseguir que se queden dormidos. Cada papá y cada mamá conoce bien a sus niños y sabe qué es lo que mejor le funciona. Pero a veces puede resultar desesperante y a todos se nos agotan las ideas en algún momento.

Por eso en este post hemos decidido recopilar algunas formas ingeniosas para conseguir que los niños se queden dormidos y olviden los temores. Más allá de contarle un cuento o cantarle una canción, se trata de sencillas rutinas que puedes seguir para que cierren los ojitos y no se vayan a dormir asustados.

Imagina mundos maravillosos

Quizás tus hijos tienen miedo a las sombras y a la oscuridad. Cuando cerramos la luz y nos vamos, empiezan a imaginar toda clase de historias a partir de los muebles y los objetos que hay en su dormitorio a oscuras.

Así que una buena forma de irse a dormir es dibujándole un mundo maravilloso que le resulte más llevadero. Puedes apagar la luz y pintarle un mundo más bonito. “Imagina que el perchero es un precioso árbol con hojas de colores”, “Piensa que este armario es un gigantesco castillo de juguete donde se esconde un poderoso ejército de valientes soldaditos”. Le ayudará a asociar la silueta con otra cosa y desactivará sus miedos.

Cuéntale un cuento gracioso

Los cuentos cumplen una función fundamental en el sueño de los niños. Les ayudan a desarrollar su imaginación, pero también a tener una mayor sensación de control sobre la realidad y no tener tanto miedo a la noche.

Cuéntale un cuento utilizando una marioneta graciosa. Ésta, por ejemplo, puede ir preguntándole si ha cumplido con las rutinas importantes antes de irse a dormir: lavarse los dientes, lavarse la cara, ponerse el pijama, etc. Se reirá y lo pasará bien. Para terminar, puedes cantarle una canción.

“Dime, ¿qué es lo más bonito del día?”

Si todas las noches pensamos en lo positivo y no en lo negativo, resulta mucho más fácil dormir. Esta es una lección que debemos aprender también los mayores. Pero qué mejor si empezamos transmitiéndosela a los niños desde muy pequeños.

Hazle preguntas: ¿qué es lo más bonito que te ha pasado hoy?, ¿qué motivo tienes para dar gracias? Haz que te cuenten sus pensamientos más íntimos, comparte con él este tiempo especial.

No olvides que los abrazos y los besos se llevan gran parte de nuestros temores. Además, un pequeño osito de peluche o muñeco le ayudará a sentirse menos solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>