¿Por qué jugamos? 5 motivos por los que el juego es mucho más que un juego

juegos educativos

La pregunta puede parecer inocente, pero tiene mucha profundidad. ¿Por qué jugamos? ¿Por qué los niños necesitan jugar? ¿Por qué su tendencia natural es utilizar la imaginación, echar mano de muñecos y juguetes de todo tipo y pasarse un montón de horas inventándose historias? La verdad es que no nos hace falta una explicación. Simplemente parece que sea porque nos hace felices, aunque hay algo mucho más.

El juego a veces se ve como una forma de ocio y no siempre los mayores son conscientes de la importancia que tiene para ellos. Un niño que nunca juegue a nada es un niño que tendrá muchos problemas de aprendizaje y madurará muy rápido. Veamos algunas razones por las que los niños juegan.

Razones por las que los niños juegan

Hay muchas, montones de razones por las que los niños juegan. Y no porque simplemente sean niños, sino porque es absolutamente necesario para su desarrollo.

1. Jugamos para aprender. Así es, amigo. Los juguetes educativos no son simplemente una forma de unir aprendizaje y diversión. Es que, cada vez que un niño juega a algo, está desarrollando su mente y/o su cuerpo. Independientemente de si el juego “parece” muy educativo o no, todo juego tiene algo de enseñanza. La cuestión es qué es lo que aprenden.

2. Jugamos para imitar a los mayores. Hay juegos que no tienen otro objetivo que el de que los niños puedan imitar a sus papás o las profesiones que más les gustan. Es una manera de situarse ante el mundo, de entenderlo. De ahí la importancia de los disfraces o todos los juegos relacionados con las profesiones: cocineros, policías, bomberos, constructores, etc.

3. Jugamos para socializar. Ese es el objetivo, por ejemplo, de la mayoría de los juegos de mesa. Es una manera muy entretenida de pasar una tarde con lluvia en familia, ya que son juegos que reúnen a la familia en torno a una mesa y les da un motivo para reír y hablar.

4. Jugamos para desarrollar nuestra personalidad. Así es, como resultado del juego, vamos construyendo poco a poco nuestra personalidad, aunque todo se retroalimenta y está relacionado. Si te encantan los juegos de ciencias, quizás sea porque te gustan mucho ese tipo de asignaturas en el cole, y viceversa.

5. Jugamos para ser felices. Y por último, lo que decíamos al principio. El juego también hace que todo sea más divertido. Nunca hay que olvidar que los niños son niños. Cuando juegan y se lo pasan bien, su autoestima y su felicidad aumentan. Tenemos que colaborar para conseguir que eso sea así como papás y mamás.

¿Qué opináis?

One response on “¿Por qué jugamos? 5 motivos por los que el juego es mucho más que un juego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>