¿Qué tener en cuenta para no mimar mucho a los niños?

Niños mimados

A veces se dice: “No le compres todos los juguetes que quiera, ya que de esa forma lo estarás mimando”. Y aunque esta frase tiene parte de verdad, lo cierto es que tener muchos juguetes no es sinónimo de ser un “niño mimado”, sino la forma y el tiempo en el que los ha ido consiguiendo. Un juguete no es simplemente un premio, no es solamente un regalo. Es una herramienta que le permitirá desarrollar alguno de sus talentos y capacidades, aunque a primera vista no nos fijemos. Y así tenemos que planteárnoslo.

Si queremos aprender a no mimar mucho a nuestros hijos, lo que tenemos que hacer es establecer límites, vigilar nuestro comportamiento, aprender inteligencia emocional. Hacerles entender que las cosas no son fáciles, que ellos tienen que aprender a esforzarse y luchar por lo que quieren, ya que en la vida nada les va a venir gratis. De lo que se trata es de aprender a utilizar los juguetes a nuestro favor para lograr este objetivo.

Distinguiendo el capricho del gusto

“Lo queremos todo y lo queremos ya”. Este es una de las mentalidades infantiles que poco a poco hay que combatir para no mimar demasiado a los niños.

Nuestros hijos quieren algo y nosotros queremos darles lo que quieren, queremos verles jugar y divertirse, queremos que se lo pasen bien. Sin embargo, una de las cosas que tenemos que aprender es tratar de regular el juego para que se desarrolle de forma saludable y efectiva.

Hay una hora para comer, un tiempo para jugar en la calle, un tiempo para estar con los amigos, un tiempo para hacer deporte, un tiempo para estar con la familia. Todo tiene su tiempo y, en la medida en que les ayudamos a darse cuenta de esto, descubrirán que no es necesario obsesionarse con determinadas cosas para divertirse. Que la vida ofrece mucho más de lo que imaginan.

En nuestra tienda online Stoksdidactic apostamos por los juguetes educativos, que les ayudan a divertirse al mismo tiempo que descubren una parte de la realidad que les servirá el día de mañana, desde las matemáticas hasta las ciencias o la educación física.

Y eso implica también nuestra actitud frente a los juguetes. “No debemos jugar siempre a lo mismo porque de esa manera estamos coartando una parte de su desarrollo”. Debemos ayudarles a descubrir nuevas facetas de la realidad, desarrollar sus talentos, animarles a descubrir qué les gusta y qué no. Pero, sobre todo, imprimir en su mente poco a poco esta idea de que hay establecer límites y probar diferentes cosas para vivir con equilibrio y ser realmente felices.

Si siempre tienes todo lo que quieres y en el momento en el que lo quieres, no lo vas a apreciar igual. Y lo último que queremos es comprar juguetes para que a los dos días se rompan o se queden guardados en un cajón y nunca más se vuelva a saber de ellos. No te interesa transmitir el mensaje de que los juguetes son algo sin valor; cuestan el esfuerzo de mamá y papá que están trabajando para que él o ella puedan disfrutar. Enséñales a valorar lo que tienen hoy y, cuando les compres juguetes nuevos, los valorarán más.

¿Y tú, qué haces para no mimar mucho a los niños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>