Juegos para aprender a dividir: ideas para la clase de mates

juegos para aprender a dividir

Por lo general, los niños aprenden a dividir a los 9 o 10 años, cuando están en 4º de primaria. Poco a poco, además, irán aprendiendo divisiones más complicadas, como la división de dos cifras o con decimales. Pero durante esa primera etapa de colegio, los niños empezaran siempre por lo más sencillo, así que una buena forma de enseñárselo puede ser con actividades y juegos para aprender a dividir.

En este artículo hemos querido recopilar algunos juegos de matemáticas que pueden ayudar a los niños a mejorar en este área y que pueden ser además muy entretenidos. ¿Te apetece conocerlos? ¡Vamos allá!

Los mejores juegos para aprender a dividir

En el fondo, dividir es un juego que consiste en repartir a partes iguales. Si yo divido 10 entre 2, me salen 5, lo que significa que cada uno de esos dos tocan a cinco.

Si lo vemos como un juego de repartir a partes iguales, será mucho más fácil que podamos aprender a dividir.

Para eso, pueden sernos útiles algunos juegos para que lo veamos de manera más clara, y no resulte tan abstracto.

¿Qué juegos te pueden servir?

Para empezar, las regletas. Las regletas de madera sirven para practicar una gran cantidad de cálculos mentales, así que también te pueden valer para dividir. Sin ir más lejos, necesitamos un divisor y un dividendo, por lo que el divisor puede ser un conjunto de regletas de un color, mientras que el dividendo, seria de otro color.

Luego, simplemente tendrás que repartir esas regletas que son el dividendo entre las regletas que forman el divisor.

El resultado que tenga cada una será el cociente, y si sobra alguna, entonces eso será el resto.

Otro juego que te puede servir son las monedas y billetes de juguete. Podéis hacer por ejemplo que uno de vosotros recibe una lista de la compra y un dinero en total, por ejemplo un billete de 5€. ¿Cuántas manzanas puedes comprar con ese dinero?

Luego cambiamos la cantidad del dinero que recibís, y el o los productos que debéis comprar, cada vez puede ser un peque distinto el que haga las cuentas.

Con estas dos sencillas actividades, ya puedes hacer una clase de matemáticas la mar de divertida. Porque los niños van a poder jugar con algo visible y tangible, algo mucho más entretenido y más creativo que ver los números en la pizarra, y apuntar en un papel.

Tanto si eres un profe, como si eres una mamá o un papá y quieres enseñar a tus hijos las divisiones de una manera mucho más divertida, estos juegos son para ti.

¡Cuéntanos tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>