El juego de las cocinitas; ¡aprendiendo a ser cocineros!

jugar a las cocinitasHan visto cocinar a su madre o a su padre un montón de veces. Ellas también quieren hacer lo mismo. Están creciendo y aprenden por imitación. Uno de sus entretenimientos será el clásico juego de las cocinitas. Quieren convertirse en su propio chef y preparar grandes platos para sorprender a sus invitados.

Aunque pueda parecer un juguete inocente, una cocina de juguete es algo que muchos niños y niñas de 3-6 años (especialmente las chicas) agradecerán profundamente. Las hay de plástico, de madera, cocinas americanas, rústicas y de muchas clases. No es sólo un juguete más. Será su centro de operaciones, su lugar de entretenimiento y su cuartel general. Desde ahí podrán demostrarle al mundo que tienen grandes ideas y ellos también pueden aprender a ser cocineros.

Cómo jugar al juego de las cocinitas

El juego de la cocina es muy espontáneo; no hay dos personas que jueguen igual. Es verdad que puede jugar una sola persona, pero en la mayoría de casos, tendrá que haber como mínimo un oyente; la mamá o el papá. Se trata de una expresión artística y tiene que haber un público que se sorprenda, ponga caras y al final diga: “¡Anda, qué rico!”. ¿Recuerdas el programa de Karlos Arguiñano?

El niño dispondrá de sartenes, cacerolas y un gran horno para poder llevar a cabo sus platos. Lo primero será decidir la receta y qué ingredientes va a utilizarlo. Deja que tu chef te sorprenda, no quieras imponerle un plato concreto, ¡a menos que te lo pregunte! Te encantará comprobar que puede preparar platos exquisitos, usando ingredientes de juguete o de plástico, si dispones de ellos, o en su defecto, algunos granos de arroz o garbanzos de verdad que hayan caído al suelo o no se vayan a usar.

Es importante que, mientras se hace la comida y vuestros hijos remueven la cacerola con sus cucharones, los papás hagan gestos de aprobación: “¡Hum, qué bien huele eso!”, “¡Qué hambre me está entrando!”. También pueden hacer alguna sugerencia, pero sin imposiciones. Deja que te haga probar la comida con la cuchara para ver qué está a punto.

El punto culminante del juego de la cocina será cuando el plato esté listo y el cocinero o la cocinera sirvan el plato, que deberás alabar y agradecer con la mayor de las sonrisas, apreciando cada uno de los detalles.

Por supuesto, el juego no terminará aquí, porque cuando un pequeño chef se lanza a crear sus mejores platos, te puedo asegurar que puede hacer comida para un regimiento si se lo propone y sólo podrá distraerle de su entretenimiento el de la cocina de los mayores, que algún día, dentro de no mucho tiempo, será su cometido.

¿Están tus hijos aprendiendo a cocinar desde pequeñitos con una cocina de juguete? ¿No crees que ha llegado el momento de que saborees uno de sus exquisitos platos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>