¿Cómo hablar y escuchar a los niños de forma adecuada?

sorpresa!

A veces parece que vivimos en un mundo donde se escucha poco y se habla mucho. A nuestro alrededor, se encuentra siempre gente con sentimientos negativos, o que hacen críticas destructivas.

Eso marca a veces las relaciones entre adultos y niños, y también entre los propios niños, que acaban aprendiendo a reprimir sus sentimientos, a tener problemas de autoestima, o bien, a mostrarse agresivos con los demás y no saber escuchar.

De entrada, hay que decir que nuestra actitud como educadores debe ser colaborativa, aprendiendo a escuchar sus sentimientos, haciéndoles sentirse valorados y a que confíen en sus propias percepciones y opiniones.

Hablar y escuchar a los niños

En el libro “Cómo hablar con los niños para que te escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen”, se exponen algunas situaciones interesantes sobre la actitud que resulta útil mostrar a los niños cuando se tratan temas importantes.

Si ellos nos están contando algo que les ha pasado en el colegio y les preocupa, lo correcto es dejar lo que estemos haciendo y escucharle atentamente. Mostrarles atención y cuidado es esencial para que ellos se sientan valorados.

Pero no sólo es importante la forma de escuchar, sino también de hablarles. No hay que decir nada que suponga una condena de su personalidad, o su manera de ver las cosas. En todo caso, el maestro o padre debe mostrar sentimientos negativos acerca de algo. Por ejemplo, en vez de decir, “eres molesto”, o “eres malo”, lo adecuado es decir: “me molesta que hagas eso”, “eso está mal y no debes hacerlo por esto y por lo otro”.

La diferencia parece sólo una cuestión de lenguaje, pero es muy importante para el desarrollo correcto de los niños. Por otra parte, otro error consiste en la falta de diálogo: los niños acumulan muchas historias de lo que les ha pasado en el colegio, en el parque, en el comedor, en la clase de judo, en todo tipo de situaciones que nos quieren contar.

Los padres y maestros colaborativos, que ayudan a los niños a comprender mejor lo que les rodea y participan de manera activa en sus juegos, pero sin sobreprotegerles, están ayudando a mejorar su autoestima, su personalidad y su actitud ante la vida.

Hay muchas ideas para ser mejores padres y mejores educadores, donde los juguetes didácticos siempre será una herramienta educativa fundamental. Trabajar todos en la misma dirección ayudará mucho al adecuado crecimiento de los niños.

¿Qué ideas propones para mejorar la comunicación entre adultos y niños? ¿Qué otros nos das para ayudar a mejorar su desarrollo afectivo y su autonomía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>