3 juegos libres que estimulan la imaginación del niño

Juegos de plástica

Todos recordamos aquel anuncio de la tele en el que un niño abría su regalo y decía, todo ilusionado: “¡Un palo, es un palo! Un paloooooo”. Y es que la imaginación de los niños puede hacer casi de cualquier cosa un juguete, ya que son ellos y su manera de ver el mundo lo que hace que más se diviertan.

Por eso a veces los adultos no suelen darle importancia a determinados juegos o actividades, pensando que el niño se va a aburrir. Pero, dependiendo de la edad, estas actividades no sólo no son aburridas, sino cruciales para el desarrollo de su mente.

En este post queremos proponerte algunas actividades y juegos de plástica sencillos que estimulan la imaginación del niño, ya que pueden jugar de manera libre.

1. Pintar y dibujar

Hay montones de juegos para pintar y dibujar, desde libros de dibujos animados para colorear hasta otros mucho más elaborados. Pero si hay algo que puede resultar entretenido para los niños es el dibujo libre. Una hoja de papel y su imaginación es todo lo que necesitan para dejar volar sus sueños y su imaginación.

Sólo necesitan pinturas, rotuladores, lapiceros… o incluso podemos ir más allá y dejarles que jueguen con pintura de dedos, dejar que se pringuen bien las manos para expresar todo su arte.

2. Jugar con plastilina

La plastilina es otro juego que estimula la imaginación de los niños. Es barata, sencilla y ofrece montones de posibilidades. Pueden montar desde un poblado indio hasta una base espacial si se lo proponen. La idea es que puedan disponer de mucho material y muchas herramientas. Pueden crear personajes, inventarse historias divertidísimas y pasar ratos en grande jugando tan sólo con plastilina y la imaginación.

Los muñecos de plastilina quizás sean los más primitivos, los menos realistas, los que tienen “peores gráficos”. Sin embargo, también pueden ser los más auténticos y los que más probabilidades ofrecen. Porque, si algo no les gusta, lo pueden deshacer y crear otro juguete.

3. Jugar con bloques

Hemos hablado de estimular la imaginación a través de la pintura, a través de la escultura más básica (la plastilina) y ahora vamos a entrar de lleno en otro terreno: ¡la arquitectura! Los niños pueden montar monumentos increíbles cuando tienen a su disposición una enorme variedad de bloques de distintas formas geométricas.

Podrán construir casas, monumentos increíbles, fuertes del salvaje Oeste o castillos medievales. Trabajarán la imaginación, la coordinación ojo-mano, el pulso, el valor de las figuras, sus dimensiones y su peso.

Estos tres juegos tienen en común que son sencillos, son baratos y ofrecen casi infinitas posibilidades. Saquémosles todo su partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>