5 consejos para jugar con niños pequeños

Niños

Hay quien tiene dotes naturales para tratar con los niños más peques y hay quienes no las tienen. Pero si te haces cargo de un grupo de niños pequeños por cualquier circunstancia, algo que tendrás que aprender es a conectar con ellos, hacerles pasar un buen rato, ganarte su simpatía. Al principio puede no resultarte nada fácil, pero luego descubres que estar con los niños puede ser enormemente divertido.

En este post queremos darte algunos consejos para jugar con niños. Veamos cómo hacer para ayudar a los niños a pasar un rato más agradable y no sólo conseguir que se lo pasen bien contigo, sino que también que aprendan algo nuevo.

1. Hazte como un niño

Hablamos de niños con edad suficiente para andar y seguirte la conversación, pero no tan mayores como para poder exigirles demasiado. Te toca hacerte uno de ellos, intentar ponerte en su lugar y pasártelo tú también como un niño.

Trucos para hacerse como un niño: gesticula mucho, exagera todo, cambia la voz para que parezcas un personaje de dibujos animados. Todo manteniendo el control y poniéndote serio cuando alguien vaya a hacer algo con lo que se pueda hacer daño.

2. Échate al suelo a jugar

Si eres animador, debes ser el primero que hace los gestos. Si estás cuidando niños en un parque infantil o una ludoteca, debes tirarte al suelo si hace falta y jugar como un niño más.

Para ganarte el cariño de los niños, debes ser el señor de los juguetes. Sabes hacer que se lo pasen bien, te inventas historias con los juguetes y haces que resulte divertido. Tendrás que echar mano de toda tu imaginación, aunque en el fondo, sólo tienes que recordar cómo jugabas tú cuando eras niño.

3. Sé didáctico y sencillo

En tu conversación, cuando haya algo que puedan aprender, explícaselo con un lenguaje fácil que puedan entender. “Mira qué bonito”, “Esto se hace así”, “¿Ves qué bien queda?”.

Siempre tratar de ser un ejemplo y enseñarles a hacer cositas ellos solos, pero con tu ayuda si les hace falta.

4. ¡Anímalos!

Tienes que rebosar buen humor, poner una sonrisa, quitarte la cara de aburrido. Hacerles de rabiar, pero para que se rían, o hacer un poco el payasete para que se rían viéndote.

Cuando consigues que corran o se muevan alrededor de ti riéndose, o se partan de la risa tirados en la moqueta, es que los has llevado ya a su máximo de diversión.

5. Enséñalos a respetarse

Los niños tienen que ver claramente que hay un momento en el que tú te pones serio; cuando alguien está haciendo algo muy mal. Debes enseñarles a que no se peleen y a que ellos reciban el mensaje de que hay cosas que no se deben hacer.

No debe dar la impresión de que no pasa nada por pegar a su compañero para quitarle un juguete, o que se puede cruzar la calle cuando está en rojo, o que puede intentar meter los deditos en el enchufe como si también fuera un juego. Hace falta crear alarma e imponer tu autoridad, porque las consecuencias de eso ya no son tan graciosas.

No obstante, no te enfades con los niños, compréndelos y, en cuanto te sea posible, vuelve a restaurar el buen ambiente para que sigan aprendiendo felices y contentos.

¿Qué otros consejos nos das para jugar con niños?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>